Descubre la Cultura y la Historia de Menorca

La Cultura Menorquina

Conociendo la apasionante y variada historia de Menorca, no es de extrañar que su cultura también sea rica en variedad. Sin duda, enumerar y describir todas las riquezas culturales de la isla es una actividad emocionante. No querríamos mermar su interés por conocerlas y por eso, dejando a un lado la riqueza arqueológica que ya hemos mencionado en el apartado de historia, sólo explicaremos las más destacadas, con el objetivo de incentivarles a descubrirlas todas durante su estancia en esta bella isla.

Gastronomía

Es sin duda una de las identidades culturales más conocidas de la isla, dieta mediterránea por excelencia con los matices que le han otorgado, a lo largo de su historia, la variedad de culturas que por la isla han pasado. Su base es la elevada calidad de los productos utilizados, compuestos por pescados frescos, carnes de las ganaderías locales y una amplia variedad de productos elaborados artesanalmente, varios de reconocidos internacionalmente y con denominación de origen. No dejen de probar:

  • La Caldereta de Langosta, es una gran variedad de restaurantes de la isla.
  • En Gin 'Xoriguer', con su destilería en el Puerto de Maó.
  • El Queso de Coinga, con denominación de origen, cuya fábrica se encuentra en el pueblo de Alaior.
  • La sobrasada y la Carnixua, embutidos de producción casera.
  • Pastelería menorquina, donde destacan los 'carquinyols', 'ensaimades', 'formatjades', 'robiols', etc.

Artesanía

Otro de los grandes valores culturales de Menorca es su internacionalmente conocida artesanía, sobretodo del calzado. Desde meidados del s. XIX, la isla ha desarrollado una industria basada en productos artesanos haciendo un gran esfuerzo por mantener el sello de identidad. Actualmente, prestigiosas marcas del mundo de la cerámica, joyería y el calzado tienen su origen en la isla. No se puede perder:

Visitar una de las fábricas del calzado de Pons Quintana, en Alaior, o Jaume Mascaró, en Ferreries.
Adquirir y llevar un par de nuestras famosas 'avarques'. Fíjense y verán como locales y visitantes las utilizan.
Contemplar y regalar la cerámica menorquina Lora, en el Puerto de Maó.

Arte, música y folklore

Músicos, pintores, escultores y una gran variedad de artistas tienen su origen y se dan cita en Menorca. Para los amantes de las Artes, la isla es un inesperado centro de actividades artísticas. Las más destacadas:

  • Ópera y Teatro: El Teatro Principal de Maó, es uno de los escenarios de ópera en activo más antiguos del país. Construido en 1829, según los cánones de los teatros italianos del siglo XVIII, cada año programa la Semana de la Ópera por la que pasan importantes figuras mundiales del canto.
  • Música clásica: Los amantes de la música clásica tienen dos citas ineludibles con el Festival de Música d'Estiu, en el Claustre del Seminari, en Ciutadella, y el Festival Internacional de Música en el Claustre de Sant Francesc en Maó.
  • Museos y exposiciones: La cantidad de museos, exposiciones y galerías de arte son una constante en todas las poblaciones menorquinas. Le animamos a descubrirlas!!

La Historia Menorquina

null

La perfecta ubicación de Menorca en el contexto mediterráneo, han hecho de nuestra isla un punto estratégico comercial y militar muy codiciado por todas las culturas, antiguas y modernas, del mundo.

Menorca ha sido habitada desde tiempos remotos, pero por su condición de insularidad no es probable que los vestigios humanos de Menorca se remontan más allá de finales del Neolítico.

A continuación les resumimos los aspectos más destacados de la historia de esta preciosa isla:

Prehistoria

Es seguramente el legado arquitectónico más conocido y popular de la isla. Los monumentos talayóticos tienen miles de años. No se pierdan la visita a sa 'Naveta des Tudons' en Ciutadella, o alguna de las 7 'Taulas' que siguen intactas.

Curiosidad: las 'Taulas' son un monumento único en el mundo y que sólo existen en Menorca.

Fenicios, Griegos y Cartagineses

Su relación con la isla fue comercial, en el caso de Fenicios y Griegos, y militar, en el caso de los Cartagineses.

Curiosidad: la capital de Menorca, Mahon (Maó), le debe el nombre a Magón, hermano del famoso comandante cartaginés Aníbal.

La 'Minorica' Romana

El imperio Romano no pudo resistirse al 'encanto' de la isla y desde el año 123 a.c. y durante más de quinientos años la isla se convirtió en 'Balearis Minor'. No se pierdan la visita al Museo de Menorca en Maó, donde podrán contemplar numerosos restos romanos.

Curiosidad: los romanos llamaban vulgarmente a la isla 'Minorica', de ahí el origen del nombre que actualmente tenemos.

Vándalos y el Imperio Bizantino

Tras los romanos, siguieron años de conquistas, vandalismo y aislamiento, dominados por la lejana Cartago, pero fue una época en la que se restauraron varias iglesias de la isla.

Curiosidad: la Basílica paleocristiana de Son Bou parece ser de esta época de dominación oriental y destaca por ser uno de los mayores y mejor conservados yacimientos de este período.

La 'Menurka' islámica

Hasta el año 903 d.c. no se instalaron los árabes en la isla, bajo el régimen del Califato de Córdoba, en la península ibérica. Pocos restos arqueológicos quedan de esta época. A destacar algunas partes del Castillo de Santa Águeda.

Curiosidad: muchos de los nombres de lugares de la isla mantienen su raíz islámica, como todos los empezados por 'bini' (Binibeca, Binisaida, Binixica, etc.)

Regreso del cristianismo

En el s. XIII la Corona de Aragón reconquistó la isla de Menorca, deportó o vendió a los musulmanes residentes, repobló la isla con colonos catalanes. La isla fue entregada al Reino de Mallorca y recuperada después por la Corona catalana-aragonesa.

Curiosidad: la reconquista de la isla se consumó el 17 de enero de 1287, y ésta es la razón de que el 17 de enero sea el día de Menorca.

Los Siglos Oscuros

Tras una época de esplendor comercial, durante los siglos XV, XVI y XVII la isla entera en un proceso de decadencia, con guerras civiles y constantes saqueos del imperio otomano, incluido el famoso almirante Barbarroja, acercándose incluso a la despoblación absoluta.

Curiosidad: durante esta etapa se construyeron la mayoría de Torres de Vigías localizadas por toda la costa menorquina (Fornells, Sant Esteve, etc.).

El s. XVIII, siglo de dominaciones

null

Desde 1708 y durante la primera mitad del siglo, la isla vivió años de esplendor comercial bajo el dominio del imperio británico. El primer y el más notable gobernador fue Sir Richard Kane. Pero la segunda mitad del siglo se caracterizó por conquistas y breves dominaciones por parte de franceses y españoles. Durante este periodo los ingleses fundaron Georgetown, más tarde Villacarlos y actualmente Es Castell, y los franceses fundaron Sant Lluís.

Curiosidad: durante la dominación francesa el duque Richelieu quedó maravillado por una salsa que se utilizaba en la gastronomía menorquina y que exportó a su Francia natal: la mahonesa, a la que hoy en día se conoce, erróneamente, como mayonesa.

El s. XIX, dominación española e industria

En 1802, por el Tratado de Amiens, Menorca vuelve definitivamente a manos españolas, que implantan un régimen medieval y agrario. En 1840 la construcción de la fortaleza de La Mola supuso un alivio para lo sociedad, al dar trabajo a muchas familias. A partir de mediados del s. XIX aparecen las primeras fábricas de calzado, que desde Ciutadella transformarán la economía menorquina.

Curiosidad: la historia cuenta que durante el Tratado de Amiens, en el momento que se entregaba la isla, asomaba por el puerto de Maó un buque portando un despacho urgente de Londres, que ordenaba al gobernador británico no entregar la isla. Su retraso impidió que cabiara la historia...

El s. XX, Guerra y Turismo

Los primeros años del siglo pasado se caracterizan por la crisis de las exportaciones de calzado provocada por la pérdida de Cuba. Durante el año 1906, conocido por 's'sany de sa fam' (el año del hambre) miles de menorquines emigraron a Cuba, Córdoba (Argentina) y Montevideo (Uruguay). Con la Guerra Civil, Menorca, como el resto de España, entra en un periodo oscuro, hasta la apertura económica, en los años 60, del régimen franquista lo que supone el 'boom turístico', aunque por suerte, en menor medida para Menorca, que gracias a sus valores y características medioambientales fue nombrada en 1993 por la UNESCO como Reserva de la Biosfera.

Curiosidad: Durante el 'boom turístico' la promotora 'Clarksons' inició un proyecto de 10 torres hoteleras al pie de la playa de Son Bou. Por suerte, el proyecto no pudo contemplarse debido a problemas financieros de la promotora. Hablamos de las 2 torres del hotel Milanos-Pingüinos de Sol-Melià Hotels. ¿Se imaginan 8 torres más como esas en la playa de Son Bou?